miércoles, 17 de abril de 2013

Conversaciones nocturnas con el subconsciente.


¿Si soy lo que como, y todo lo que como, lo quemo… que soy?

Viendo como el mundo se consumía cual papel en la hoguera.
Quemando toda realidad, arrasando con todo a su paso.
Bolas de fuego, que caían del cielo directas al pecho. El horizonte arrugado creaba un ambiente donde la ceniza hacía morir cualquier brote de color. La ansiedad me abrasaba los poros, hasta el punto que dejó de arder, dejó de doler, el fin del mundo dejó de ser un problema, y acepté lo que tenía que pasar.

¡Eh Lola! ¡Es hora de despertar!

Mi subconsciente dice a gritos… Toca reinventarse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario