lunes, 22 de abril de 2013

Pequeñita, pero firme.


Más guapa que ninguna, me quedo con ella otra vez, me mata pero a gatas vuelvo a nacer.
Demasiado brillante, demasiado perfecta. La que todos quieren tener, la que todos quieren tocar. Hablando con la cara oculta de la luna, la que no se deja ver, la que no se deja amar.

Pequeñita, pero firme.

La única que promete por cada noche, un nuevo despertar. Despertar del subconsciente, despertar hacía otra realidad, abriendo las ventanas de la mente, cuestionando su verdad.
La que todo ve, la que todo oye, la que nada dice, la que siempre acompaña.

La que te hace parar a respirar.

La luna y sus sonrisas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario