domingo, 26 de mayo de 2013

Hablando con la luna..

Hace unas cuantas lunas, uno de tantos sabios callejeros que he tenido la suerte de conocer, me contó la historia sobre las 7 sonrisas.

Entonces miré la luna y pensé…

Las 7 sonrisas de la luna y su cara oculta.
En las noches en las que la luna me sonríe, si me fijo bien, puedo llegar a verla completamente redonda, aunque solo brille una parte. Soy capaz de ver ese trozo de cara oculto.

Dicen que por la noche los sentidos se agudizan y por eso somos más sensibles a los impulsos. Al final, acaba siendo el único momento en el que nos quitamos las corazas del ego para descansar, bajando la guardia con las sensaciones a flor de piel.
Quizás por eso me guste hablar con la luna, he compartido con ella todas mis noches de desnudez.


Si la mente es capaz de limitar al cuerpo con el No puedo, sin haberlo ni siquiera intentado, somos capaces de reprimirnos a cualquier otro nivel.

No consigo desprenderme de esas capas, están pegadas a mí, filtrando las emociones entre mi interior y lo de fuera.
Todo está yendo a su debido tiempo -  me repito, mientras tanto sigo intentando romper mis barreras.


Una sonrisa siempre viene acompañada de una mirada, el problema es no saber con que ojos estamos mirando el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario