domingo, 12 de mayo de 2013

La culpa fue del gato.



O al menos, eso dicen.
Influenciabilidad de la mente humana. Me doy cuenta de lo esponja que puedo llegar a ser, de cómo puedo tragarme algunas cosas sin juicio previo, de la rabia que me da y lo mucho que lo critico.

Las estadísticas nunca mienten, el problema es que el que las traduce, nunca dice la verdad.
Nos creemos que el trozo más grande del quesito representa mejor la opinión de la muestra.
Sin embargo, no vemos la ausencia como respuesta.

ENSEÑANZA ZEN

Un grupo de discípulos le preguntó una vez a su maestro Zen: “¿De dónde viene el lado negativo de nuestra mente?” El maestro se retiró un momento y enseguida regresó con un gigante lienzo en blanco. En medio del lienzo había un pequeño punto negro. “¿Qué véis en este lienzo?” preguntó el maestro. “Un pequeño punto,” respondieron todos. El maestro dijo: “Ese el origen de la mente negativa. Ninguno de vosotros ve la enorme extensión que lo rodea.”
 

A veces no se trata de lo que no tienes, sino de lo que no dependes, a lo que no estás atado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario