domingo, 9 de junio de 2013

En mi barco mando yo.

Dejaré que los vientos me lleven sin forzar la vida. Haré que el aire de mis pulmones me mantenga a flote, aunque la marea me meza a voluntad de sus olas, mis horas y mis días. Entre las manos siempre el timón. En la mente solo una idea: SER LIBRE.

Acompañada por todas las lunas, o por un mismo sol.
 Sin rumbo, pero hacía la libertad.