miércoles, 4 de febrero de 2015

Cuando me da la vena.

Normalmente, mis reflexiones me las suelo quedar para mí, porque no me gusta crear polémica por las redes sociales. Suelo ser bastante tajante y porqué no decirlo, borde de narices cuando me dá.

Pero... últimamente me ahoga tanta mierda en el mundo y este pensamiento caótico.

He (sobre)vivido el ébola, sin llegar a creerme ni una palabra, toda la escena pública ha sido como una película mala, de esas yankis, en las que ves el final, antes de empezar el título.
He (sobre)vivido a un terrorismo, en el que me parecía ver el juego de hundir la flota. Demasiado masticao'.
He sentido la rabia y la incomprensión de la masa, cuando de historias turbulentas se trataba.
Me he descojonado con palabras de Wert. Señor mío, gracias a usted, he aprendido a buscarme las papas mejor que muchos licenciados con dinero. Y créame, eso no se enseña en un aula.

La educación es GRATIS! porque el conocimiento es libre!! si alguien tiene curiosidad por aprender, buscará la manera de hacerlo, aunque sea desde un tejado para escuchar al maestro!

La salud, la equilibras tu mismo! hay millones de remedios, terapias, autocuraciones,.. y todo está en nuestras manos y nuestros quehaceres de la vida!

Y la buena convivencia, empieza desde dentro. Antes de querer cambiar el mundo, date tres vueltas por tu casa.

Joder, es más fácil de lo que parece, se vive más tranquilo, más saludable, y con más ganas. 
Qué parece que tengamos la cara apantallada y el culo en la cabeza! 

Nos venden falsas ideas, expectativas de vida, un estándar! Y creemos en él como biblia, pero deseamos ver arder las iglesias.
Somos la humanidad iluminada! JA.. JA... JA... y me río por no llorar, literalmente.

Mundo! Despierta! estamos atontencidos, adormilados y putrefactos, esto empieza a oler...

Necesitamos otro big big pum, pero interior, de los que te cambian la vida por dentro, y luego por fuera.

Despierta! Mundo! que estamos aquí por algo, y lo principal es sentirse a gusto. 

lunes, 2 de febrero de 2015

- He perdido la cordura, corazón... - Y empezó a latir más fuerte.

Has visto alguna vez, ese punteo intermitente, que emite cualquier aparato electrónico cuando anda en stand by? Así anda mi cabeza.. Tic... Tic... Tic... Gota a gota, me pierdo en el mar de dudas, más no sé nadar, sigo improvisando.

Cien mil cerrojos en mis adentros. A veces pienso que voy a reventar en el siguiente desplome. Cuesta abajo. Sin frenos.
Prosigo... y sigo atada en mis quéhaceres, pa' no morir en el intento, pa' no olvidarme de respirar.
No es que esté sembrada, estoy plantada en lo profundo.
Confunden mi camino con su ritmo desviado, y no...

Hoy quiero echar mis cartas al aire, desmantelarme.
Abrir en canal cada pensamiento, tirando del hilo que me devuelve al sendero, pa' aprender a esquivar las piedras.
Saltando charcos, revolcándome hasta la saciedad.

Y así, levantar la cabeza, mientras el sol de invierno intenta deshacer el glaciar que atrapó mis emociones.
Que cojones voy a echarle, si la vida me muerde las entrañas y me escupe en un vacío de sensaciones.

El vaso se estrelló contra la pared del miedo.
Mis barrotes arden y la cárcel se ha tornado puro fuego donde me consumo y apago (y me voy).

El papel se queda corto y la tinta atraviesa mi piel, formando el mapa de mis andares. Las caídas.
Mi Yo despojado del lugar privilegiado que habitaba en mi interior, desterrando el sentir.

Por si a caso, daré el siguiente aleteo, no vaya a ser que me devuelva a la superficie, y mi identidad como persona.