lunes, 8 de diciembre de 2014

No eres dios, si nadie te escucha.

Cayó silencioso, fugaz. 
Con su cuerpo, derribó las ramas, partió los troncos, quemó los frutos, devolviéndolos a la nada.
Como el árbol que cae en un bosque, tan apartado de la realidad, que nadie es capaz de corroborar que pasó, cómo, quién mató a la abuela, y si el pez se llamaba Antonia o Francisco, o era los dos a la vez.
Que la vida es esto, un pasar. La veamos, la oigamos, la sintamos, la toquemos, o no. Se transforma, se va. Señales que buscar en el aire, en el compartir.
Para recordar por un momento, que seguimos vivos.       









lunes, 3 de noviembre de 2014

Cuando la palabra deja paso a la música.

Y la poesía se hizo canción. 
Y con ello, se enamoró al ser humano. 
A su oído, pero más a su alma.
Que encontró en ella la vibración, 
en sintonía con su mundo interior,
y de lo que le rodeaba el corazón.
Volando, borrando y reescribiendo entre tonos de colores. 
Vidas distintas, de sueños, 
y los muros de no poder volar 
o de engancharse al viento.
De pisar, de levantar los pies. 
Pero tirando arriba la mirada, 
de visionar lo que la palabra no alcanza, 
y aún así escribe.
Lo que el aire quiera decirnos, 
lo que no nos atrevemos a contar.

Donde el vaivén no es de las gotas, 
es de las notas al compás.

martes, 21 de octubre de 2014

Calmando al corazón.

Y como tiembla mi corazón,
cuando el pulso se me acelera
y la vida se abarata.
Los excesos, de tiempo, de espacio,
lo queremos todo, y lo queremos ahora!
Quisiera que mi mente fuera consciente
de lo que respiro a cada momento universal
y se calmara.
Que cada vez que me girara,
viera que mi camino se aclara
y todo se torna más llevadero.
En los pies las cadenas,
el pozo en las manos,
de un fondo al que te obligan de beber.
He empezado a crecer.
Ni nosotrxs sus perrxs,
ni ellos los amos.
Como me temblaba el corazón, mare…
cuando miraba al frente y no veía.
Pero ya veo.






jueves, 3 de julio de 2014

Conciente de mi inconsciencia

"- No podréis crear un mundo como el que has descrito. Eso es un sueño, un imposible.
- ¿Por qué?
- Es imposible fundar una civilización sobre le miedo, el odio y la crueldad. No perduraría.
- ¿Por qué no?
- No tendría vitalidad. Se desintegraría, se suicidaría.
- No seas tonto, estás bajo la impresión de el odio es más agotador que el amor. ¿Por qué iba a serlo? Y si lo fuera, ¿que diferencia habría? Supón que preferimos gastarnos más pronto. Supón que aceleramos el tempo de la vida humana de modo que los hombres sean seniles a los treinta años. ¿Que importaría? ¿No comprendes que la muerte del individuo no es la muerte? El partido es inmortal." - George Orwel 1984.


Y digo yo... ¿Si la muerte del individuo no es la muerte? ¿Si ni si quiera la muerte cerebral es la muerte real...? ¿Qué es lo que hace que las personas perduren más allá del tiempo y del espacio?  La conciencia. Ni se crea, ni se destruye, cambia de plano. Porque está demostrado que las partículas pueden estar en todas las realidades paralelas a la vez. La conciencia es lo único inmortal en nosotrxs lxs humanos, y es lo único que jamás podrán matar. Pueden cortarnos el vuelo, pero no las ideas. No pueden entrar en nuestras cabezas, si realmente somos capaces de concebir el mundo de manera distinta a la estipulada, somos conscientes de lo que nos enmaraña la vida.


A la mierda con su estandarización. Yo  aquí, nunca. Y mi yo, allá, por siempre. Siempre fuertes de conciencia. Viviendo aquí y ahora, humanamente, lo más cerca posible de lo natural.



lunes, 9 de junio de 2014

QUIERO SER.

El universo lxs crea y ellxs se juntan.
Y es que las relaciones entre las personas y el medio en el que CONVIVEN, no son más que la unión de partículas universales en el aquí-y-ahora, espacio-tiempo. Son cruzadas de realidades paralelas que se entrelazan cuando es luz lo que emerge de sus adentros.
No siempre somos conscientes de quienes y, sobre todo, LO que nos rodea.
Cuando palpamos el momento, el entorno y la vida parecen coger color minuto a minuto, es realmente cuando nos estamos dejando crecer, nos estamos dejando ser, nos estamos dejando libres.
Las partículas no se encadenan, se juntan, se separan, y quizás, se volverán a encontrar en otra forma, distintas, pero manteniendo la esencia, lo natural que va con ellas.
Lo natural nos hace libres, nos corta las cadenas y nos deja ser.



Rompiendo límites.

miércoles, 4 de junio de 2014

La realidad solo es palpable, si sale del alma.

Hoy me he sentido vacía. Vacía y llena a la vez.
Cuando creía que las grandes historias se habían extinguido y no quedaba nada que pudiera sorprenderme, me rompí en cien mil trozos de golpe. Mi pecho quería explotar, pero hubiera sonado a hueco.
La música más bonita no es la que mejor sigue el compás, si no la que hace que tu piel se erice. Y las palabras… el diccionario pierde sentido cuando el mensaje viene del alma y no de la garganta.

Quizás Enrique tenía razón al decir que lo único que tenemos con los demás, es la compañía. Y que mentiras va a decir un hombre que vive en la calle y te ofrece todo cuanto tiene sin saber de ti, sin juzgarte, porque lo último que quiere es sentirse juzgado.
Me he roto, mi cabeza ha dejado de funcionar, y lo único que podía hacer era escuchar y observar…
He querido llorar… Porque todo entraba en mis adentros, los ojos de ese hombre, las palabras… He sentido como todo me llenaba el alma, clavándose y deshaciéndome, y me vaciaba cuando veía lágrimas y frustración por la vida.
Maldita frustración, maldita humanidad, maldita la maldad de las personas, y maldito el timón que nos hace perder el rumbo.


Hoy he aprendido, una vez más, que las cosas importantes en la vida, no son las que nos hacen tragar con embudo.



miércoles, 30 de abril de 2014

No hay tregua, no hay descanso.



Las horas pasan y mi reloj estalla. Noto como las venas del cuello se van hinchando, tic tac, tic tac, PUM!
Salpicadero de emociones, de ritmos cardíacos disparados contra las paredes de mi pecho. De mis costillas astilladas se ven asomar lo que en su día fueron pulmones, ennegrecidos, plastificados, aplastados por las pocas ganas de aspirar el aire que me rodea.
El estomago contraído está a punto de expandirse en mil y un pedazos, vacío de sensaciones que llenan los nudos de mis adentros.
La garganta no contiene, retiene y resiste, y cruje porque quiere soltar lo que corre entre mis neuronas. Pero aguanta, la muy puta aguanta.


No hay tregua, no hay descanso. Las horas pasan y mi reloj estalla. 
Y lo único que viene a mi mente es.. esto no es más que otro de mis caóticos momentos universales.




jueves, 13 de marzo de 2014

Lo siento amor, mi vida es caos dentro de tu orden.

Mi cabeza se pierde, se ahoga, se atrapa...

Mientras, tus manos me cogen, me arrancan los suspiros más profundos y me llevan a la tranquilidad que todo pecho anhela.

Lo siento amor, mi vida es caos dentro de tu orden.

Mis besos alterados se funden con tu respiración pausada, buscando la calma, encontrando la fuerza de quien es capaz de encender el fuego donde solo quedaron brasas.

Lo siento amor, mi vida es caos dentro de tu orden.

Que de los mares de tus dudas, hago nacer olas de incertidumbre, que saltan por encima de la cumbre del mañana y de sus horas.

Lo siento amor, mi vida es caos dentro de tu orden.

Tú, que guías mis pasos en las noches oscuras con la luz más pura.
Tú, que sacas lo bonito a relucir, la belleza del vivir. La flor más bonita del jardín.

Gracias amor, por dar vida a mi desorden, por compartir tus buenos días, y tus mejores noches.


viernes, 28 de febrero de 2014

Ciudadana del mundo.


Supongo que siendo nacida en Jaén, criada en Barcelona y viviendo en Cadiz, se me hace chungo saber a donde pertenezco, y más difícil se me hace pensar que pertenezco a alguna parte.

Mil culturas en una, pasando por las migas, el brou amb pilota y de rebote, el patacón.
Mil vidas, mil sabores, mil olores, mil bellezas.

De mil vidas que podría llevar, he elegido la mía, el remix barato de saber disfrutar de todo un poco. Aceptando de donde vengo, y lo que vendrá de nuevo.

Ni de aquí, ni de allí, ni de más allá. Me quedo con el "pisha", el "tiu" y el "zagá" y y por poder quedarme, me quedo tan ancha. 

Disfruto del sol, del sur, del norte, del frío, de la vida y sus acentos, sus vaivenes y sus vientos. Desde el levante a la tramuntana. 

Que en mis pulmones el aire huele a Montserrat con un poco de Sierra Nevada y se me llenan al pensar que mis pies han tenido el privilegio de pisar esas tierras. 

Con el orgullo de vivir y respirar, ni más, ni menos.




http://www.youtube.com/watch?v=VICER0Sr2sI#t=14&hd=1  -  El patio por el que he correteado unas pocas veces.







jueves, 16 de enero de 2014

Hoy la luna, era llena.

Pequeñita... pero firme.

No se podía confundir con ninguna otra cosa.
Era ella, la luna, y con luz, llena.
La que se escondía y saltaba de tejado en tejado.
Rápida y con el descaro, de los que viven sin bandera.
Cruzando sin resbalar, sacudiendo las ramas de los que respiran sin pisar.
De los que no necesitan de sus vientos.
Para los que se mueven a su antojo, los que siguen su instinto animal.


El aire, frío. Y la luna, en su lugar.

Hoy, la luna brillaba por encima de las nubes.

miércoles, 8 de enero de 2014

Como el agua..


Cuando estás en la cima lo ves todo. La niebla deja paso a una visión panorámica y extensa de lo que era tu clima, tus calles, tus pasos, las energías de las que estabas rodeado… y con ello tu ser. Saber situar tu vida, o mejor dicho, tu momento, en el mapa de vidas universal.

Ordenando tu día a día, ordenas tu cabeza, tus sentidos, la manera en como asimilas los impulsos exteriores y los recolocas en tu interior de manera constructiva. Perder el sentido del rencor, perder la necesidad de sentir rabia, ganar autoafirmación. Autocrecimiento.

He llegado a utilizar las palabras que antes escupía por rabia, para cambiarme yo, y con eso cambiar mi alrededor. He llegado a comprender situaciones ajenas, experimentando, observando, degradándome y reinventándome. He crecido.

Mi cuerpo y mi mente pedían a gritos un cambio de vida, de clima, de ritmo diario, de pulsación. Mis venas necesitaban una circulación más pausada y consciente.

Las personas somos casi un 80% de agua, y como en un vaso abandonado, el agua se estanca y se pudre. Cuando empieces a oler a podrido, sal, vete, búscate otras aguas que renueven la tuya.
Y cuando estés arriba, cuando las historias de tu libro empiecen a verse más claras, tu mismo te darás cuenta de las cosas que te hacen crecer y de las que puedes prescindir. Caminando recto y buscando un porvenir.

Cada noche puede ser tu mejor noche, y cada día un nuevo despertar. Desatando cadenas, rompiendo barreras, volando entre las nubes que antes ocultaban la luz.


Mis cajas emocionales empiezan a estar bien ordenadas, clasificadas y aceptadas. Ordenando tu caos, ayudas a ordenar el caos mundial.



Como el agua...


http://www.youtube.com/watch?v=z4LlyMkMAZg